domingo, 25 de junio de 2017

¿En qué consiste el método Singapur?

Siempre se ha dicho que "cada maestrillo tiene su librillo" sin poner en duda los conocimientos o métodos aplicados por nuestro maestro / a o profesor / a. Ahora sin embargo, para bien o para mal, todos los días salen noticias en los periódicos en los que se entrevistan a especialistas de otros países alabando su método de docencia. Muestran a su grupo reducido de estudiantes en amplias aulas con ordenadores, tablets, pizarras digitales, etc. decoradas y habilitadas para todo tipo de práctica. Unos son profesores "youtuber", otros "blogueros", "wikiprofesores", otros explican por qué ven imprescindible el uso del smartphone, otros defienden lo contrario, unos defienden el uso de la pizarra, otros lo ven una antigualla etc.
Las matemáticas no están al margen de estas noticias ni movimientos y cada vez más los colegios e institutos incorporan en sus planes de estudio: talleres de ábaco, clases de ajedrez, método o algoritmo ABN, método Singapur, feedback, flipped classroom.........

Leyendo estas noticias, pareciere que cualquiera puede enseñar aplicando los pasos del método que se nos muestra, es casi mágico.

En mi opinión, que me gusta estar al día e intento aplicar lo que me parece interesante, creo que enseñar es maravilloso pero muy difícil. No podemos o debemos simplificar la enseñanza a solo un método. En otros países para vender los periódicos se ponen en cajas indicando el precio y a nadie se le ocurre pagar uno y coger dos, o mejor aún aprovechando que nadie te ve, coger y no dejar el dinero. En nuestro país tendríamos que cambiar la palabra subrayada no sé por qué porcentaje.

No debemos de olvidar factores tan importantes en el aprendizaje como el socio-cultural, familiar, laboral, expectativas de futuro, etc. y por supuesto que la enseñanza no es como una máquina de hacer tornillos: "siempre que tomo 20 gramos de acero, lo fundo, lo meto en el molde, lo enfrío y abrillanto, obtengo un tornillo", es decir aplicando lo mismo a dos grupos de personas no siempre se obtiene el mismo resultado. Tendrá que ser el profesor, conocedor  de los medios que posee y del grupo-clase, el que adapte estos métodos, algoritmos, etc.

En fin, que sirva esto para reflexionar a profesores, alumnos y familias y aquí os dejo un enlace a una entrevista al profesor Yeap Ban Har, en donde habla del método Singapur. Hacer clic aquí.